Quantcast
The Sports Daily > Phins Phocus
La Era de Gase.

En unas horas Adam Gase tendrá su primera prueba a cargo de la dirección de los Dolphins de Miami. No ha sido una semana fácil para él. Primero ha tenido que lidiar con las actitudes y falta de madurez profesional de DeVante Parker, unida a una lesión. Para completar Jay Ajayi no ha podido competir con la presión generada por la firma del veterano Arian Foster para la posición de corredor (RB) abridor y no hizo el viaje a Seattle para enfrentar a los Seahawks en el partido inaugural. Ante estas situaciones Gase ha respondido con la disciplina de todo un “veterano” enviando un mensaje claro dentro del camerino: no va soportar este tipo de comportamiento, no importa quién sea el jugador, la posición se la van a tener que ganar trabajando fuerte. Esto es positivo para las expectativas de los dolfans. Además de Parker  y Ajayi no podrá jugar por lesión el centro del todos estrellas de la NFL Mike Pouncey, lo que significa una enorme baja en la línea ofensiva en un juego tan difícil. No solo por el equipo a que se enfrentan, sino por el ambiente hostil a que nos tienen acostumbrados los fanáticos dentro del CenturyLink Field.  Del lado defensivo los Dolphins echarán de menos en el medio campo a Jelany Jenkins quien la pasada temporada lidero al equipo en tacles.

Sera una tarde difícil del lado defensivo para los Dolphins, no solo deberán velar los movimientos Russell Wilson como mariscal de campo (QB), sino que la defensa zaguera tendrá las manos llenas tratando de detener a sus recibidores abiertos (WR) Doug Baldwin, Tyler Lockett y Jermain Kearse. Estos serán escoltados por Byron Maxwell y el novato Xavien Howard, quienes tendrán a su cargo la difícil tarea de evitar el juego aéreo de Wilson a lo profundo del campo. Y aunque la línea defensiva frontal de los Dolphins en el papel luce impresionante con Mario Williams, Ndamukong Suh y Cameron Wake para atacar constantemente a Wilson, la movilidad de Wilson será un factor determinante en el resultado del juego. De los Dolphins establecer el ataque al juego aéreo en esa línea frontal, la defensa media tendrá a su cargo el detener la carrera de los Seahawks. ¿Resurgirá Kiko Alonso?  Una tarea que no será nada fácil ya que Wilson tiene la capacidad de producir en grande con sus piernas.

Del lado Ofensivo, aunque los Dolphins presentan su mejor línea ofensiva en años, la defensa de los Seahawks ha sido las más imponente en los últimos años en la NFL, en especial contra el juego de la carrera. Ryan Tanehill (QB) deberá establecer un juego rápido de pases cortos para no dar espacio a que la defensa de los Seahawks se pueda establecer. Arian Foster por tierra debe producir en cada una de sus oportunidades para obligar a la defensiva a dar espacio a que Jarvys Landry y Kenny Stills puedan despegarse un poco de la cobertura y producir. Jordan Cameron podría ser determinante, pero hasta el momento dista mucho de lo que de él se espera como ala cerrada (TE), su juego fue pobre durante la pretemporada y la mayoría de los pases que recibió los dejo caer, dos de ellos en la zona roja.

Sera un juego difícil a ambos lados del balón. Jugar en Seattle no es fácil para nadie, siendo el CenturyLink Fiel un lugar hostil para cualquier equipo de la NFL. Tannehill deberá callar a los fanáticos temprano en la tarde y no permitirles entrar al juego.  Sera una buena prueba para la ofensiva y a mi entender en ese lado del balón los Dolphins van a demostrar una gran mejoría. La defensa será presionada a su capacidad convirtiendo la tarde en una larga para Gase y su nueva Era. Me gustaría ver una victoria de los Dolphins, pero debo admitir que la defensiva será el “talón de Aquiles” en este primer juego.