Quantcast
The Sports Daily > Phins Phocus
Una edición llena de necesidades.

A solo unos pocos días de comenzar los entrenamientos oficiales, la edición de los Dolphins sigue estando llena de necesidades. La defensiva media y trasera sigue siendo la interrogante más importante junto con el juego de la carrera del lado ofensivo. Se ha hablado mucho de las deficiencias dentro del grupo de jugadores que estarán presentes en los entrenamientos. Además está por verse si el nuevo dirigente Adam Gase logra cambiar la dinámica dentro y fuera del campo de juego junto a su equipo de trabajo. Parece ser un cambio total a ambos lados del balón. Gase se encargara del lado ofensivo del balón, mientras que el propio Gase ha traído a Vance Joseph para coordinador defensivo. Ambos tendrán sus manos llenas en especial el lado defensivo a cargo de Joseph, ya que la línea central defensiva necesita que Kiko Alonso tenga una actuación sobresaliente para pasar de mediocre a aceptable. A eso se le suma una defensa zaguera que solo cuenta con una esquina establecida en Byron Maxwell, lo que deja a Joseph descubierto en la parte trasera cuando el equipo intente atacar el juego aéreo.

Del lado ofensivo las cosas se ven algo mejor, pero el juego de la carrera recaerá en las piernas de Jay Ajayi y el recién adquirido Arian Foster. En su año de novato Ajayi demostró tener habilidad para ser corredor en la NFL, su carrera en colegial tuvo números impresionantes pero su salud física es su mayor interrogante. A este se unirá el veterano Foster, quien tiene uno de los promedios por temporada de los más altos en la liga y quien en óptimas condiciones podría llevar la ofensiva de los Dolphins a otro nivel. Pero en las últimas dos temporadas Foster ha confrontado serios problemas físicos los cuales lo tuvieron alejado del campo de juego prácticamente más de la mitad de los juegos. Una temporada donde Foster le dé más de 500 yardas por tierra y otras 200 por aire serian más que suficientes para ver un cambio en la ofensiva. Esa ofensiva estará comandada una vez más por Ryan Tanehill quien ha comenzado a sentir la presión de la prensa, quienes se preguntan si es Tanehill realmente el líder para guiar a los Dolphins a la ruta ganadora. Se dice que Gase es un genio ofensivo, y parece haber diseñado el sorteo de jugadores para beneficiar a Tanehill. En su quinto año Tanehill tendrá una línea ofensiva aceptable, con buena protección y un cuadro de recibidores catalogado como uno de los mejores de la liga. Entre los recibidores destacan los nombres de Jarvis Landry, Kenny Stills y el prometedor DeVante Parker; un cuerpo de recibidores de respeto. El juego de Tanehill será determinante para su permanencia en Miami y para las opciones de ser una vez más competitivos en la NFL. Algo que no sucede desde el 2008.

La espera culmina, pero no las interrogantes. Los problemas en la defensa son suficientes para una vez más poner en duda el regreso de los Dolphins a la post temporada. Gase y Joseph tienen las manos llenas para cambiar el rumbo de los Dolphins.